Pastor alemán defendió su hogar de los ladrones

Los pastores alemanes son perros guardianes por excelencia, además, su gran fuerza y disciplina los hace ideales para formar parte de los cuerpos policiales. En Virginia, Estados Unidos, un pastor alemán defendió su hogar de unos ladrones. Cuando sus dueños llegaron no podían creer la escena que estaban observando en el interior de su casa.

En Virginia, en el condado de Chesterfield, vivía Tristan Murrin junto a su familia y su perro Oden, un precioso pastor alemán. En el vecindario en el que vivía Murrin y su familia se habían estado suscitando una serie de robos, pero ellos nunca sospecharon que serían el blanco de estos ladrones.

Un buen día, Murrin salió con su familia, dejando a Oden solo en casa. Al volver, todo estaba en orden, aunque sentían que había una calma extraña. Aunque todo parecía estar bien, al entrar a la casa se encontraron con la verdad: había salpicaduras y charcos de sangre en varias zonas de la casa.

Este pastor alemán defendió su hogar de unos ladrones y ahora es un admirable héroe

Naturalmente, la familia de inmediato se preocupó, y pensaron que Oden se encontraba en peligro. Cuando el perro se acercó para saludar, se percataron de que él estaba bien, lo que significaba que la sangre pertenecía a algún intruso. Al revisar qué bienes les habían robado, se dieron cuenta de que al intruso no le dio tiempo de robar nada.

Tanto Murrin como sus familiares estaban sorprendidos al ver la escena que había en su hogar, pues Oden se caracterizaba por ser un perro cariñoso, tranquilo y muy amigable. No obstante, no cabe duda de que Oden tiene un gran instinto protector, y al ver que había un intruso, defendió su casa valientemente.

Según Murrin, Oden jamás había atacado a nadie, e incluso juega con los niños del vecindario y es un perro muy amistoso. Aun así, los perros tienen un gran instinto para detectar cuándo alguien tiene malas intenciones, y si deben actuar de forma agresiva, lo harán sin dudar ni un segundo con tal de defender su territorio y a los que aman.

Por fortuna, el intruso que intentó robar la vivienda de Murrin no estaba armado y no le hizo daño a Oden. Sin embargo, el ladrón sí que salió gravemente herido, y necesitaría asistencia médica, pues era evidente por la cantidad de sangre que había en la casa. Si bien esta historia tuvo un buen final, hay perritos guardianes que no tienen la misma suerte. Si deseas conocer más detalles de esta historia, mira el siguiente video.