Pequeño chimpancé es rescatado de unos cazadores furtivos por un bondadoso piloto

Un pequeño chimpancé es rescatado de unos cazadores furtivos. Fue bautizado con el nombre de Mussa y demostró ser un dulce amiguito. Los animales salvajes deberían poder estar en su hábitat natural tranquilamente, pero a causa de los cazadores furtivos, esto no siempre es posible. Este tipo de personas puede ocasionar verdaderos estragos en las especies y ecosistemas.

La caza furtiva de animales salvajes desequilibra el orden natural, pues es frenética y descontrolada. Por suerte, muchas personas y organizaciones están dispuestas a hacer todo lo que esté a su alcance para detener este acto tan terrible. Y es así que muchos otros animales, incluido el pequeño Mussa, pueden vivir en paz y armonía dentro de grandes santuarios.

Mussa es un pequeño chimpancé que casi es víctima de la caza furtiva. Por fortuna, un piloto lo encontró y no dudó ni un segundo en salvarlo. El hombre lo subió en el avión junto a él y lo sentó en su regazo para así emprender su viaje a un santuario para el pequeño chimpancé. Al inicio del vuelo, el pequeño se mostró un poco inquieto, pero poco a poco, sintió seguridad.

El pequeño chimpancé es rescatado y llevado a su nuevo hogar

Durante el vuelo, Mussa mostró curiosidad por los objetos que se encontraban en la cabina, queriendo tocarlos con sus manos. Como eso de volar por los cielos era algo nuevo para el chimpancé, sin duda fue una experiencia estresante para él, pero el piloto se rehusó a meterlo en una caja, lo cual lo hubiera estresado aún más. Al final de cuentas, su comportamiento fue excepcional hasta llegar a su lugar de destino.

Cuando finalizó el vuelo, una mujer esperaba ansiosamente la llegada de Mussa. El pequeño fue recibido con los brazos abiertos de aquella mujer, y no dudó en saltar a sus brazos, aferrándose con fuerza. La reacción de Mussa era como si conociera a esta mujer de toda la vida y se alegrara de verla.

Es muy probable que el chimpancé estuviera demostrando su gratitud hacia estas maravillosas personas. Después de todo, gracias a ellos ahora puede tener una segunda oportunidad para vivir. Mussa encontró un fantástico nuevo hogar, un santuario especial para que él y otros animales puedan vivir en armonía y libertad.

Además de encontrar un nuevo hogar, este chimpancé también pudo hacer amigos increíbles. Él jamás olvidará al piloto que lo salvó de los cazadores furtivos que querían capturarlo, y por supuesto, de todas las personas que velan por su bienestar cada día en el santuario.