Pequeño conejito discapacitado aprende a usar su diminuta silla de ruedas

A veces con la vida en la granja se deben tomar decisiones difíciles, como advertir la mala salud de un animal y decidir su muerte porque de lo contrario no va a tener una buena calidad de vida por el resto de sus días.

Este matrimonio granjero ha recibido en las últimas semanas una camada de 6 conejos recién nacidos. Pese a la alegría por la noticia, tres de ellos murieron debido a las gélidas temperaturas del norte del estado de Nueva York. Pero Christine, la mujer de la casa, tomó el resto de los conejitos y los alimentó con un biberón a cada uno.

Entre ellos, había un pequeño conejito en el granero rígido y medio congelado, al que lo llevaron dentro para cobijarlo. Luego de unos días en el interior del hogar y recibiendo mucho calor, ya había vuelto a comer con normalidad. Sin embargo, era incapaz de mover sus patas traseras. A simple vista se veía paralizado desde su vientre hacia abajo.

Normalmente, esta circunstancia daría lugar a quitarle la vida para evitar su sufrimiento, pero no parecía sentir ningún tipo de dolor. Mira la solución que encontró este matrimonio de Estados Unidos para que este conejito pudiera moverse sin ayuda extra.