Perrita salva a su dueño tras sufrir un accidente

Los perros son, indudablemente, el mejor amigo del hombre. Con cada historia que surge, nos podemos dar cuenta de ello, tal como la historia que te contaremos a continuación, en donde una perrita salva a su dueño después de que ambos sufrieran un accidente.

Athena es una hermosa y simpática pit bull que fue rescatada por la familia Lenotte. Al principio, después de que la hermana mayor de Isaiah Lenotte se fuera a la universidad, Athena se sentía confundida. Antes de eso, Isaiah y Athena casi no eran unidos, sin embargo, tras la partida de su hermana a la universidad, ambos comenzaron a pasar más tiempo juntos.

Poco a poco, Isaiah y Athena se convirtieron en amigos inseparables y realizaban todo juntos. Un buen día, Isaiah Lennote quiso ir a pescar con Athena, y así lo hicieron. Ambos lo pasaron de maravilla, estrecharon sus lazos, se relajaron y divirtieron bastante. Cuando se disponían a volver a casa, mientras que Isaiah conducía, se sintió débil y perdió el control.


Fotografía: Jennifer Lenotte

La perrita salva a su dueño quien le está eternamente agradecido

El vehículo se desvió del camino, estrellándose contra una roca y posteriormente contra un árbol. Tras chocar contra el árbol, Isaiah se desmayó y tiempo después despertó, dándose cuenta de que el auto estaba lleno de humo, las bolsas de aire se habían activado y la mitad del vehículo estaba en el agua.

Tras ver la escena, Isaiah pensó que el vehículo podría estar ardiendo, por lo cual intentó salir del vehículo y sabía que debía sacar a Athena de allí. Isaiah se encontraba aturdido y adolorido por el accidente, pero como pudo, abrió la puerta trasera del lado derecho del pasajero. Athena, al ver lo débil que se encontraba Isaiah, decidió ayudarlo y lo sacó del vehículo.

Athena ayudó a su amigo como pudo y ambos lograron alejarse del auto para esperar en un lugar seguro a que llegara la ayuda médica. La madre de Isaiah, Jennifer Lenotte, llegó a la escena y trató de poner en un lugar tranquilo a la perrita, pues la ambulancia, los paramédicos y el bullicio de la gente podían alterarla. Aun así, Athena quería permanecer junto a Isaiah.


Fotografía: Jennifer Lenotte

Hasta que los paramédicos no llegaron para llevarse al joven para el hospital, Athena no se apartó de su amigo. Por fortuna, las heridas y lesiones que sufrió Isaiah fueron leves y la perrita salió ilesa del accidente. Ahora ambos continúan siendo grandes amigos e Isaiah asegura que estará eternamente agradecido con Athena.