Perrito acudía a una escuela a diario en busca de ayuda, hasta que un profesor lo vio y le cambió la vida

Lamentablemente, muchos perros son abandonados en las calles, y encima, maltratados. No obstante, y por fortuna, hay mucha más gente buena en el mundo que está dispuesta a ayudar a quienes más lo necesitan, como por ejemplo el profesor Caleb Scaffer. Este profesor salvó a un perro que siempre se encontraba fuera de la escuela en la que trabajaba.

Un día como cualquier otro, Caleb iba a trabajar a la escuela en donde daba clase, sin embargo, ese día fue distinto. Él se percató de que en la entrada de la escuela se hallaba un perrito que lucía decaído, enfermo y triste. Aunque el profesor quería ayudarlo, debía cumplir sus compromisos laborales, así que pensó en más tarde brindarle la ayuda al pequeño.

Sin embargo, cuando salió de clase para reencontrarse con el can, no lo vio por ningún lado. Lamentándose, Caleb volvió a casa sin dejar de pensar en aquél triste perrito que necesitaba ayuda. Al día siguiente, al llegar nuevamente a la escuela, vio al perrito esperando en el mismo lugar; esta vez el can lo reconoció y mostró algo de alegría al verlo. De nuevo, Caleb esperó a terminar las clases para que al salir pudiera llevarse al perro consigo.

El profesor salvó a un perro y le dio la oportunidad de conseguir una nueva familia

Aunque las intenciones de este profesor de primaria eran buenas, el perrito otra vez se había marchado, por lo cual Caleb no pudo ayudarlo. Nuevamente, al día siguiente, Caleb vio al perrito en el mismo lugar que los días anteriores, esta vez sabía que debía ayudarlo antes de dar clase, así que eso hizo. 

El perrito saludó al profesor de forma muy amigable, y él lo llevó de inmediato a su hogar, dejándoselo a su esposa para que lo cuidara, pues debía entrar a trabajar. Una vez terminaron las clases, Caleb regresó rápidamente a su casa, pues no estaba permitido tener más de dos perros, y él ahora tenía tres tras salvar al can que siempre esperaba en la entrada de la escuela.

El profesor hizo todo lo que estaba a su alcance para ayudar al animalito, pero tuvo que llevarlo a un refugio en donde le brindaron la ayuda médica que necesitaba. Caleb estaba preocupado, porque si nadie adoptaba a Clay (como decidieron bautizarlo) lo sacrificarían.

Finalmente, una pareja quiso adoptarlo temporalmente, lo que significaba que estaría a salvo. Si deseas conocer más detalles de esta historia, puedes ver el siguiente video.