Perrito perdió a su mejor amigo y ahora no quiere ocupar su lugar en la cama

Así como los seres humanos lloramos y sufrimos cuando algún ser querido se va de este mundo, del mismo modo sufren y sienten tristeza los perros, ya sea cuando pierden a su dueño o a otro perro.

La historia de Harry, un perro de raza Shih Tzu, es conmovedora, ya que no se puede creer que un perro sienta tanto dolor y extrañe tanto a su antiguo amigo que ya no está.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

Caitlin Wynne copartió en redes sociales lo que está sucediendo con su perro Harry. Este perrito llegó a su hogar cuando George, el perro que murió, tenía 7 años. Caitlin creía que su perro necesitaba un amigo con el que jugar y divertirse, motivo por el cual llegó Harry, para hacerse amigo inseparable de George.

Los 7 años de diferencia no importaban para estos dos perros, ya que estaban todo el día juntos, hasta cuando dormían, compartiendo la misma cama. En todos esos años se volvieron amigos inseparables.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

A Harry le gustaba mucho jugar con su amigo, y no le gustaba dormir solo. A pesar de los intentos para que durmiera cada uno en su cama, a Harry le gustaba estar acompañado por George.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

Pero como siempre ocurre, uno de los perros enfermó y ya nada volvería a ser igual. Al cumplir 15 años, la enfermedad de George no tenía cura y Caitlin decidió, aconsejada por los veterinarios, que lo mejor era ponerlo a dormir y terminar con aquel sufrimiento.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

En la última noche de vida con George, Harry no pudo dormir y se mantuvo llorando, quizás intuyendo cuál sería el final de su querido amigo, con el que no volvería a jugar nunca más.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

Finalmente, cuando George abandonó este mundo, la vida de Harry también cambió. Ya no quería dormir en la cama donde dormía con su amigo, y cuando lo hacía, no ocupaba el espacio que utilizaba George todas las noches.


© Foto: Twitter / @caitlinwynne2

Al ver esto, Caitlin se emocionó mucho y quedó sorprendida que después de un año, su perro seguía echando de menos a George. Se dio cuenta de su tristeza cuando vio en las fotos que el lugar de George no era ocupado por Harry.


Foto: Twitter / @caitlinwynne2

Es por eso que tomó la determinación de ayudar a su perro a superar la tristeza, dándole más amor y abrazos que nunca. Y por qué no, también golosinas, para que Harry mejore el ánimo.