Perrito temeroso y confundido, no permite que su nueva dueña lo toque o se le acerque

El vigilante de un estacionamiento de un complejo de apartamentos se percató de la presencia de un perrito. Este observaba atentamente uno de los apartamentos y siempre se sentaba en el mismo lugar, esperando algo. El perrito le temía a los adultos, por lo cual, aquellos que intentaban ayudarlo, no consiguieron ni acercarse a él.

Pero había una clase de persona que sí podía acercarse al perrito, y esos eran los niños. Al perrito le encantaba estar con los niños, y dejaba que estos lo acariciaran y jugaran con él. De pronto, se descubrió por qué este can esperaba pacientemente afuera del complejo de apartamentos. Una chica salió y él la saludó alegre y enérgicamente, aunque no quiso acercase demasiado.

El perrito le temía a los adultos, y su dueña era una adulta, lo cual era un gran problema

La chica señaló que ella era su dueña, y aunque él se alegraba de verla y la seguía, no permitía que se acercara o lo acariciara. Al parecer, la chica lo encontró cuando era un cachorrito abandonado en la calle. Un día, el perrito simplemente escapó, y no quiso más que su dueña se acercara.

No obstante, ella le seguía cuidando, aunque sin que él viviera en su casa. Aparentemente, el temor que el perrito sentía por los adultos se debía a que lo habían lastimado. Sin embargo, como los niños siempre lo trataron bien, confiaba plenamente en ellos. El veterinario explicó que el perrito estaba confundido, pues su dueña era adulta y lo cuidaba, pero no sabía si podía confiar completamente en ella.

La chica estaba frustrada, pues sus intentos por acercarse a Sookmyung eran inútiles. Por ello, se ideó una estrategia para que el perrito pudiera volver a casa. Los niños que eran vecinos estaban dispuestos a ayudar, así que formaron un círculo. En el interior se encontraba la dueña de Sookmyung, aguardando a su mascota.

El perrito, al ver a los niños, se acercó con toda confianza. Uno de los niños lo invitó a entrar en el círculo, a lo cual accedió el can. Fue así que su dueña pudo agarrarlo y darle un fuerte abrazo. Finalmente, agradeció a todos los niños por la ayuda y se fue a casa con su perrito. Ahora podrían comenzar desde cero y reforzar su amistad.

El pequeño Sookmyung le temía a los adultos porque algunos lo maltrataron, y eso lo dejó consternado. Por fortuna, ahora podrá darse cuenta que no todos los adultos son malos, y que al igual que su dueña, también aman a los perritos y están dispuestos a cuidarlos.