Perritos divertidos demostrando todo lo inocentes que son

Los perros son los mejores amigos del hombre y son mascotas sumamente especiales. Estos animalitos han demostrado en muchas ocasiones ser bastante inteligentes. De hecho, se compara su inteligencia con la de un niño de 2 años. Quizá por esta razón, los canes son tan inocentes y son engañados fácilmente, como en el caso de los perritos inocentes que verás a continuación.

Todos de niños hemos jugado a que la luna nos persigue, pero ¿creerías que un perrito quiere atraparla como si de una pelota se tratase? Así es, un perrito muy adorable comenzó a ladrarle a la luna, y mostraba su interés en capturarla. Sus dueños no podían creerlo, y para seguirle el juego lo animaban a que la atrapara.

El can corría de un lado a otro, como tratando de encontrar el mejor ángulo para saltar y atraparla. Sin dudas era una situación muy divertida, y demostraba la inocencia de aquél lindo perrito juguetón. Él no quería conformarse con una aburrida pelota con las que ya había jugado, él deseaba una pelota lunar, que lamentablemente jamás podría alcanzar.

Los perritos inocentes son engañados con gran facilidad

Otro perrito que fue engañado fácilmente fue un pequeño al que no le gustaba bañarse. Este inocente can era muy glotón, pero además, necesitaba un baño. Su dueño, como sabía lo glotón que era su amiguito, lo engañó con un camino de trocitos de comida. El perrito al ver la comida en el suelo, no pudo evitarlo y comenzó a seguirlo; uno a uno iba comiéndose los trozos de comida.

El camino terminaba en el baño, justo en el borde de la bañera. En ese momento, su dueño aprovechó y metió al pequeño perrito adentro; ya no había escapatoria para él, era hora del baño. Esta es una buena forma de no batallar con tu mascota al momento de bañarlo, pues voluntariamente entrará al baño, y encima, ganará algunas golosinas durante el trayecto.

Sin duda alguna, los perritos pueden llenar de felicidad nuestras vidas, pues además de ser excelentes compañeros, son divertidos, cariñosos y tienen mucha energía. Su inocencia e ingenuidad es una prueba de la pureza de sus corazones, y en muchas ocasiones nos logran sacar unas risas por ello.

A continuación puedes ver por ti mismo al perrito que quería jugar con la luna y al que engañaron para bañarlo, así como otros perritos inocentes que fueron engañados.