Perro con "nerviosismo extremo": fue rescatado pero permanece por días en frente de la pared

Ángel, un galgo que fue rescatado en Irlanda, no iba a imaginarse que su vida podría cambiar luego de tantos años de sufrimiento. Los rescatistas creen que estaba traumatizado por haber recibido abusos de su ex dueño durante muchos años.

Cuando trasladaron a este perro al centro de rescate animal, estuvo varios días sin moverse y arrinconado contra una pared, sin mirar alrededor y con la cabeza gacha. Tampoco comía cuando había gente cerca. Solamente lo hacía cuando no había nadie.

Más tarde, los veterinarios confirmaron que este perro que estaba sufriendo de nerviosismo extremo y no una condición médica, que a veces puede hacer que los perros choquen sus cabezas contra las paredes.

Pero todo cambió cuando llegó al centro de rescate otro perro, del que se hizo amigo. Gracias a esta nueva amistad, Ángel pudo incorporarse otra vez a la vida normal, cambiando radicalmente su mal aspecto y llenándose nuevamente de energía y felicidad.