Perro de 60 kilos es adoptado y tiene un hogar por primera vez en su vida

Para la mayoría de los perros que fueron abandonados, maltratados o entregados a los refugios de animales, muy a menudo no tienen el lujo de vivir una vida plena como cualquier perro debería.

Para un perro de 60 kilos, ahora está aprendiendo a vivir en una casa con una familia que lo ama y respeta, por primera vez en su vida, a pesar de su edad.

Conozcamos a Cosmo, un San Bernardo de 2 años y medio de edad que había sido entregado a una organización local y refugio animal llamado “Hearts United For Animals”, ubicado en Auburn, Nebraska.

Las razones por las que su criador había decidido abandonarlo eran desconocidas, pero la infelicidad de Cosmo no duró mucho. Muy pronto, el personal, muy contento, recibió una llamada de una familia: ¡preguntaban por él y querían llevárselo a casa con ellos!

Una mujer llamada Jayne y su marido se habían topado con la foto de Cosmo en internet y se enamoraron de él casi instantáneamente. No podían esperar a conocerlo en persona.

Como la familia de Jayne había demostrado que estaban dispuestos a abrir su casa y sus corazones a Cosmo, el personal estuvo encantado de organizar el proceso de adopción.

Las buenas noticias incluso causaron que la gerente del refugio, Kristy, llorara de alegría y emoción al presentar personalmente a Jayne a Cosmo por primera vez.

Cosmo no era un gran fanático de los viajes en coche, ya que nunca antes había viajado en un vehículo. Después de conducir a su nuevo hogar en Nueva York, fue rápidamente presentado a los otros dos perros de la familia llamados Poppy y Grendel.

Ambos perros estaban tan ansiosos de conocerlo como él de conocerlos a ellos. Aunque Jayne estaba nerviosa de que Cosmo conociera a los niños al principio, rápidamente disipó sus preocupaciones debido a su naturaleza gentil. La llegada de Cosmo fue un gran éxito.

A medida que pasaban los días, Cosmo tenía mucho que aprender y a lo que adaptarse. Después de la primera noche en su nueva casa, comenzó a aprender a jugar como un perro. Cosmo se sometió a un entrenamiento básico de perros, jugó mucho, fue mimado con muchos paseos, juguetes y golosinas. Y ahora está más feliz que nunca, gracias a Hearts United For Animals.

Cosmo entiende lo que está pasando, y se ha dado cuenta de que hay una familia aquí que quiere darle un poco de amor.