Perro desfigurado en las peleas clandestinas pudo ser rescatado y le dio al mundo un gran ejemplo de humildad

The Humane Society of the United States se apiadó de un perro callejero, y con una noble acción pudo mejorarle la vida al can. Después de toda una vida de malos momentos y de sufrimientos, finalmente este perro pudo recuperar su libertad.

Los primeros años del pitbull Sam fueron realmente muy duros: tuvo que soportar un abandono por parte de su dueño y luego de que lo adoptaran malas personas, quienes lo utilizaron para hacer apuestas ilegales en peleas de perros callejeros. Con todo esto, el rostro de Sam fue sumando profundas heridas y cicatrices que se acumularon a lo largo de los años.

Sin embargo, a pesar de la dura vida, Sam nunca tuvo rencor hacia los seres humanos, regalando siempre un meneo de cola y húmedos besos a cada persona que lo acarició.

Después de ser rescatado y trasladarlo, Sam demostró al mundo que el rencor no sirve de nada, y que la mala fama de su raza no tiene nada que ver con él. Así, de esta manera, Sam recuperó la alegría y un hogar confortable.