Perro fantasma visita a la familia como un espíritu

¿Misteriosos crujidos en la escalera? ¿Manchas calientes en tu cama? ¿Las placas de identificación se mueven cuando estás solo? ¿Sensaciones de una pata fantasma en el hombro? ¿Podría ser un perro fantasma?

Tal vez tu amada mascota haya fallecido, o estás parado en una fosa donde descansa tu perro. Tal vez sin que lo sepas, tu casa fue construida en un viejo cementerio de mascotas abandonado.

Cualquiera que sea el caso, estás experimentando actividad de perros paranormales, y no es de extrañar que estos avistamientos de cachorros fantasmas hayan sido reportados en todo el mundo.

La gente ha sido testigo de perros fantasmas dando paseos fantasmales, ha sentido que los espíritus de los perros pasaron mucho tiempo buscando sobras bajo la mesa, y ha visto las energías paranormales de los cachorros descansando pacíficamente en sus viejos lugares favoritos junto al fuego.

Cuando esta pareja se encontraba en una feria callejera y una mujer sostenía a este perro perdido en sus brazos, sabían que tarde o temprano lo ayudarían. Compraron una casa y estaban muy contentos, por lo que pensaron que podían ayudar a ese perro, así que lo llevaron a la casa y lo nombraron “Spot”.

Spot creció con los tres niños del hogar y tenía una gran relación con cada integrante de la familia.

El perro era divertido y parte de la vida diaria de la familia, y cuando murió lo enterraron en la colina detrás de la casa. Unos años después, la familia se mudó de esa casa y un día, al estar en un parque cercano, se encontraron con la gente que les había comprado la casa. Esta familia les preguntó si habían tenido un perro, al que describieron con detalle.

Al saber que se trataba de Spot, quedaron sorprendidos y no lo podían creer. Spot se aparecía en diferentes lugares de la casa, como en el jardín, en el rincón donde solía acostarse y en el pasillo.

Algunos dicen que sus perros mascota regresan a visitarlos desde el más allá para asegurarse de que sus dueños están bien y para hacerles saber que todavía los están cuidando. Esto puede ser un gran consuelo, especialmente si la mascota fue arrebatada repentinamente y todavía se está sufriendo su pérdida.