Perro fue reconocido por la justicia como miembro de una familia

Un perro de raza schnauzer, llamado Clifor, fue considerado miembro de una familia por el Juzgado Primero Penal del Circuito de Ibagué, tras evaluar la garantía de su derecho a la supervivencia, debido a su estado de salud.

La decisión en fallo de tutela se obtuvo tras la exigencia de la propietaria de Clifor, presentada ante la Secretaría de Salud del Tolima y al Fondo Rotario del Tolima sobre el suministro de un medicamento que amerita el animal para el tratamiento de la epilepsia idiopática que padece.

Estaba restringido el suministro del medicamento a Clifor

Clifor necesita ser tratado según su veterinario con fenobarbital, un barbitúrico (sedante del sistema nervioso central) que se usa para tratar convulsiones en humanos, así como también tipos de epilepsia canina y felina. La familia de Clifor no podía suministrarle al animal el tratamiento para mejorar su estado de salud, debido a que el suministro de este medicamento está controlado por el Gobierno.

El abogado apoderado de la familia de Clifor, Enrique Arango, expuso que la distribución y comercialización de fenobarbital corre por parte del Estado, en el caso correspondiente está a cargo del Gobierno Departamental y, la exigencia fue presentada ante las dificultades en el suministro cuando la mascota enfrentaba una situación crítica de salud.

Ante las penosas circunstancias, resultó necesario acudir a la justicia con el propósito de solicitar el reconocimiento de la mascota como un miembro más del núcleo familiar que, por ende, debe gozar de sus derechos.

“El objeto principal era demostrar que las familias pueden estar conformadas no solo entre papá, mamá e hijos, sino con la voluntad responsable de conformarla como dice la Constitución. Entonces si yo decido que mi familia está conformada por una mascota y yo, buscamos que esto fuera protegido por el ordenamiento jurídico”, explicó el abogado.

El juzgado declara en el fallo que la Secretaría de Salud del Tolima y el Fondo Rotario del Tolima vulneraron los derechos a la preservación del núcleo familiar de la señora Lina Sofía Lozano Cárdenas (dueña del canino), y los derechos de supervivencia del ser sintiente Clifor, y en consecuencia se dispone conceder el amparo fundamental de sus derechos”.

La sentencia ordena a las instituciones señaladas que, en un lapso no mayor a 48 horas, facilite el suministro del medicamento para el tratamiento veterinario de Clifor. Igualmente, tras el fallo, la Gobernación determinó los trámites en otro departamento para la entrega del Fenobarbital a la familia de la mascota.

Logramos que la Rama Judicial reconociera que hay múltiples formas de familias, entre ellas, las que están integradas por mascotas, y merecen una especial protección”, sostuvo Arango.