Perro herido muerde a valiente rescatista y la envía al hospital

Hope For Paws respondió a una llamada sobre un perro de raza Poodle que estaba abandonado en medio de la nada. El perro estaba sucio, herido y tirado en el suelo entre la basura.

El único consuelo que tenía era una manta que alguien le había dejado. A medida que los rescatistas se acercaban, se dieron cuenta de que le faltaba una de sus patas.

El perro asustado no sabía lo que estaba pasando, y solo podía esconderse en esa zona poco transitada por personas. Lo que pasó después demostró claramente que el perro no estaba listo para el contacto humano.

Loretta se agachó y lentamente le ofreció comida. Después de que el perro comiera un poco, ella pensó que estaría bien tratar de acariciarlo y agarrarlo, ya que les quedaba poco tiempo y comida. Pero el perro la atacó por miedo. Era algo que nadie esperaba.

Pero a pesar de las mordeduras, Loreta no lo soltó y pudieron asegurarlo con la correa. Pasaron un tiempo tratando de hacer que el perro confiara en ellos. Una vez en el coche, llevaron a Washington, el perro, al hospital. Se sometió a cirugía y fue un éxito.

Después, llevaron a Loreta a chequear su mordedura. Le dieron analgésicos y antibióticos.

Washington tuvo que estar vendado varias semanas, pero su ánimo y su espíritu cambiaron radicalmente. Ahora juega con otros perros y está alegra. Y además, espera ser adoptado.