Perro salva la vida de su dueño que trataba de quitarse la vida

Los perros son considerados como el mejor amigo del hombre, y así lo afirma Byron, un joven que intentó quitarse la vida, pero su perrito evitó que lo hiciera. Si quieres saber cómo este perro salva la vida de su dueño, a continuación podrás conocer esta increíble y conmovedora historia.

Byron es un joven que, tras romper con su novia, cayó en una profunda depresión. Este joven no tenía ganas de continuar con su vida, pues para él ya nada tenía sentido y el dolor que sentía en su corazón era enorme. Debido a esto, pensó en quitarse la vida. Fue así que, un día en el que estaba muy ebrio, se dispuso a ello.

Ese día, Byron tomó una cuerda para acabar con su vida, pero antes de eso, decidió escribir una nota para despedirse de sus seres queridos. Mientras escribía aquella nota, vio cómo su perrito Geo tenía algo dentro de su boca: era la cuerda con la que planeaba quitarse la vida. Al verlo, Byron rápidamente intentó quitarle la cuerda.

Este perro salva la vida de su dueño, quien está eternamente agradecido

Después de forcejear con Geo para poder quitarle la cuerda, esta se rompió. Finalmente, Byron comprendió que Geo quería salvarle la vida, pues de alguna forma había intuido o presentido lo que él quería hacer. El joven asegura que de no haber sido por Geo, él no estaría vivo, y por ello estará eternamente agradecido con su perrito.

Lamentablemente, tiempo después Geo fue llevado al veterinario y se le detectó un tumor en su cabecita. Ahora, quien necesitaba ayuda era Geo, y Byron estaba dispuesto a hacer lo posible por salvar su vida. Sin embargo, el cáncer se estaba extendiendo por los músculos y huesos del perrito. Aun así, Byron recaudó fondos para salvar a su fiel amigo y puso dinero de su bolsillo para pagar el tratamiento de Geo.

A pesar de todo, el perrito no consiguió superar la enfermedad y falleció al poco tiempo. Byron estaba devastado, pero sabía que su perrito quería que él continuara con su vida, pues se la había salvado. Finalmente, el dinero que había sido recaudado para el tratamiento de Geo fue donado para salvarle la vida a otros perritos que también necesitaban ayuda.

Esta historia nos demuestra que los perros pueden percibir más de lo que podemos llegar a pensar. Geo presintió lo que su dueño quería hacer e hizo lo que estaba dentro de sus posibilidades para salvarlo, un verdadero gesto de amistad, amor y fidelidad.