Perro sigue por varios minutos a un bus, y el conductor conmovido termina adoptándolo

Los perritos callejeros pueden sufrir mucho en las calles, y al igual que todo can, necesitan mucho amor y cariño para ser felices. En las redes sociales ronda un video de un perro que siguió un vehículo lo más rápido que pudo para lograr montarse al mismo. Después de varios intentos fallidos, el conductor decidió dejarlo subir y finalmente lo adoptó.

Las imágenes fueron captadas por una pasajera que iba a bordo del bus de transporte público, y la responsable también de que el video se viralizara en las redes sociales. Todo ocurrió en Filipinas, en Ciudad Quezón; los pasajeros notaron de inmediato la presencia de aquél perrito que, en cada oportunidad, intentaba entrar al vehículo.

De acuerdo con Jaypee Barcelinia (quien grabó el video y lo viralizó) no es muy común ver a perritos persiguiendo vehículos en Filipinas. Es por ello que fue algo que sorprendió a todos los presentes, y fue conmovedor ver la persistencia de este can, ya que pese a lo rápido que a veces iba el bus, el perrito insistía en querer montarse.

El perro que siguió un vehículo y terminó siendo adoptado

El perrito cada vez que el vehículo bajaba la velocidad, ponía sus patitas en la parte trasera del bus para poder subirse, pero en cuanto esto sucedía, el conductor nuevamente aceleraba. Y es que el hombre que conducía el vehículo temía que el perro mordiera a alguno de los pasajeros. Finalmente, ante tanta insistencia, el hombre permitió que el perrito se subiera.

Según Jaypee Barcelinia, una vez que el can subió al bus, tomó una pequeña siesta. Después de todo, y al final del día, el conductor decidió adoptar al perrito, que en realidad resultó ser una linda y persistente perrita. Sin duda alguna, los animales pueden ser muy dulces con las acciones que hacen, al igual que esta perrita, la cual solo deseaba tomar una siesta en el bus.

Después de todo, su persistencia la hizo ganarse un nuevo hogar en el que ahora recibirá todo el amor y el cariño que merece. Esta perrita nos demuestra que quien persevera alcanza, pues tras tanto insistir, logró su propósito, que era el de ingresar al bus que siguió con tanto entusiasmo y energía. Quizá le pareció un buen lugar para tomar la siesta.

Ahora esta perrita podrá tomar todas las siestas que desee en su nuevo hogar, en donde no será molestada por nada ni nadie y podrá dormir tranquila y segura.