Prisión en Estados Unidos adopta gatitos sin hogar y estos le cambian la vida a los reclusos

Tener una mascota siempre es algo positivo para nuestro estado anímico, y por ende, para nuestra salud, ya que a lo largo de los años se ha comprobado que nos pueden ayudar a superar la ansiedad, la depresión y distintos problemas relacionados al ánimo.

De hecho, muchos médicos les recomiendan a sus pacientes enfermos que se relacionen con una mascota que los ayude a sobrellevar sus tratamientos y así poder sentirse con buenas y positivas energías.

Del mismo modo, son una de las mejores compañías para las personas que viven solas o que están privadas de su libertad, como sucede en una prisión de Indiana, Estados Unidos.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

Todo comenzó cuando el estado de Indiana se sumó a la Animal Protection League (Liga Protectora de Animales) con la que implementaron el plan F.O.R.W.A.R.D.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

Con esta gran idea, comenzaron a reubicar a cientos de gatos que vivían en el refugio en distintas prisiones de este estado, en las que los reclusos tienen que cuidar a estos gatitos. Como mencionamos al principio, con esto se busca ayudar anímicamente a los reclusos durante el período que duren sus condenas.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

Esta iniciativa tuvo un gran éxito, teniendo en cuenta que salen beneficiadas todas las partes: los reclusos se mantienen activos, ocupados y más tranquilos. Los gatos, muchos de los cuales tuvieron un pasado de sufrimiento en las calles, se sienten contentos y bien alimentados. Mientras que las autoridades y guardianes comprobaron que tienen menos problemas y grescas con los internos.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

Varios de estos gatos han tenido vidas muy duras y sienten gran desconfianza hacia los seres humanos, motivo por el cual les cuesta socializar. Sin embargo, gracias a la asistencia, amor y cuidados que les brindan los internos de las prisiones, estos gatos de a poco se están relajando y comenzando a disfrutar de sus nuevas vidas.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

Este es un tipo de terapia muy efectivo, ya que los internos aprenden a trabajar en equipo, toman decisiones, deben hacerse responsables de los gatos y muestran su costado más sensible, muchas veces demasiado oculto por la vida delictiva que han llevado.


© Foto: Facebook/Pendleton Correctional Facility_FORWARD

La iniciativa se está extendiendo de a poco a otras ciudades de Estados Unidos, con la que buscan que los internos, al cumplir sus condenas, puedan reinsertarse en la sociedad de una forma más efectiva.