Recuperan la alegría de una perrita que nació con una deformidad en sus patas

Los perros nos hacen reír, divertir y recibir momentos agradables de amor y compañerismo, por eso es muy triste ver cuando tienen un problema de salud que afecta su vida cotidiana.

Esta perra de raza cocker y llamada Wanda nació con una deformidad en sus patas delanteras, lo que provocó que tuviera muchas dificultades para caminar. Los veterinarios habían dicho que el daño de sus huesos era irreparable y que era conveniente sacrificarla.

Sin embargo, los voluntarios Kerri Eilertsen-Feeney y Eileen Mellis, fundadores de Cinque Ports Rescue, decidieron darle ayuda para que pudiera caminar sin problemas.

Así fue cómo una semana más tarde la divertida cachorra se sometió a una cirugía donde un especialista ortopédico veterinario enderezó sus patas e hizo que el problema quedara solucionado para siempre.

A partir de este momento, su cambio fue radical. Mira ahora cómo juega y se divierte, mientras espera que alguien la adopte y comenzar a disfrutar de una vida normal.