Rescatan a un perrito que escapó de su hogar y le encuentran a su familia a pesar de no tener microchip

La historia de este perro que escapó de su hogar nos enseña una importante lección. Y es que muchas personas por diversas razones no le colocan placa o microchip a sus perritos. Esto hace que cuando se extravíen, sea muy difícil poder hallarlos. Por ello es de vital importancia que nuestras mascotas estén debidamente identificadas y lleven consigo un microchip o placa con nuestra dirección o número telefónico.

El equipo de Hope For Paws recibió un mensaje en el que se pedía ayuda para un perrito que estaba muy asustado. La persona que contactó con Hope For Paws se ofreció a ayudar y así lo hizo. El perrito se hallaba oculto bajo un automóvil y estaba realmente nervioso. Para asegurarse de que no escapara y pudieran ayudarlo, cerraron con unas vallas las posibles salidas.

Cuando el rescatista se acercó al perro, este le gruñó, pues tenía miedo y no sabía lo que estaba pasando. El hombre le comenzó a hablar para que se tranquilizara, pero el can estaba muy nervioso. Al intentar asegurarlo, el perro se levantó e intentó escapar, pero al ver las vallas, empezó a caminar de un lado a otro.

El perro que escapó de su hogar consiguió reencontrarse con su familia y todos estaban muy emocionados

Poco a poco, el rescatista fue ganándose la confianza del perrito, y al fin pudo asegurarlo con una correa. Cuando el hombre abrió la puerta del vehículo para trasladar al animalito al centro veterinario, el perro inmediatamente saltó dentro del auto. Esto quería decir que estaba familiarizado con este acto, por lo cual el rescatista decidió revisar si tenía microchip.

Al escanearlo, se sorprendió al ver que no tenía microchip. Cuando llegaron al centro veterinario, le dieron un refrescante baño al perrito al cual bautizaron como Puddles. Mientras tanto, el equipo de rescate estaba tratando de hallar a los posibles dueños de Puddles, hasta que finalmente los encontraron.

El nombre real de Puddles era Charlie, y por fin podría reunirse con su amada familia. Al verlos, corrió alegremente hacia ellos y los saludó con gran entusiasmo, y de igual manera lo hizo su familia. Al parecer, Charlie había escapado de su hogar mordiendo la puerta mosquitera.

Después de este gran susto, la familia de Charlie decidió colocarle un microchip y una placa a su querida mascota. De este modo será mucho más sencillo hallarlo en caso de que vuelva a hacer travesuras y decida correr lejos de casa.