Rescatando a una perrita con dificultad para confiar en los humanos

Bali Rescue Dog Squad llegó a donde se encontraba Mimi, una perra de raza Terrier de varios años de edad que vivía sola y con hambre.

Bajo unos arbustos, esta triste perra encontró su morada, donde transcurrían sus días alejada del mundo, con hambre, y esperando la muerte.

Pero este equipo de rescatistas de Indonesia no estaba dispuesto a dejar a esta perra en aquella situación.

La estrategia para poder sacarla de allí y llevarla a una clínica veterinaria fue acercarse y ganar su confianza.

Alejada durante tanto tiempo de los seres humanos y de las caricias, llevaba una vida ermitaña, pero no por eso sin ganas de dejar atrás ese lugar y conseguir una familia que la adoptara.

Durante los primeros minutos se la notó con pocas ganas de interactuar, pero finalmente, después de haber comido y haber recibido caricias, su posición esquiva cambió.

Gracias a ello, pudieron cargarla en el coche y llevarla a una clínica veterinaria. A pesar de tener varios años, Mimi aún desea que una familia la adopte y la ame.