Rescatar a Ralph fue el primer paso, pero recuperar su confianza en las personas fue lo complicado

El trabajo de un rescatador de perros no termina cuando el can está seguro en un hospital veterinario o en una acogedora casa adoptiva. En muchos sentidos, este es el momento cuando su trabajo realmente comienza.

La historia de todo rescate es amplia, e incluye conseguirles un nuevo hogar, dueños que los amen, los cuiden y sean capaces de atender sus necesidades. A veces esto puede tomar meses, pero incluso con los casos más difíciles siempre se halla una solución.

Cuando Eldad llegó hasta donde se encontraba Ralph, en plena calle, su historia apenas había comenzado. Demoraron dos días en poder tomar su confianza dándole comida para poder sacarlo del predio donde estaba viviendo.

A causa de vivir tanto tiempo solo en la calle, Ralph tenía mucha desconfianza hacia los seres humanos. Cuando llegó al centro de Hope For Paws, pudo recibir caricias y amor, y de a poco fue recuperando la confianza. Ahora Ralph vive contento con su nueva familia adoptiva.