Rescate en las peligrosas vías del tren de un perro triste y asustado

Este fue el rescate de un perro callejero muy asustado, con el corazón roto y triste, viviendo en las frías calles de Rumania. Fue encontrado vagando cerca de una estación de tren.

Era demasiado arriesgado intentar un rescate allí, ya que a los rescatistas les preocupaba que pudiera correr y ser atropellado por un tren que pasara, así que lo siguieron, tratando de redirigirlo hacia un lugar más seguro.

Una vez que lo tuvieron cerca y en un lugar alejado de las vías del tren, el perro supo que estaban allí para ayudarlo. O quizás se acercó por la comida que llevaban encima.

Lo cierto es que este perro era muy dulce y sociable, y no costó colocarle la correa para trasladarlo a una clínica canina.

Cuando lo escanearon en busca de un microchip, descubrieron que llevaba uno. Llamaron a su dueño pensando que deseaba que su perro volviera a su casa. Pero no fue así.

Bobi tiene 9 años, está completamente vacunado, esterilizado y tiene microchip. Su visión está completamente perdida en el ojo izquierdo.

Es muy gentil, cariñoso y obediente, y sigue siendo juguetón y curioso a su edad. Es como si ahora fuera el cachorro que no pudo ser en el pasado.

Ahora necesita una familia adoptiva y cuidadosa que le ofrezca un hogar, donde pueda pasar sus años restantes, siendo feliz y amado.