Scout y Charlie: la conmovedora historia de amistad animal que solo el cáncer pudo acabar

Hay muchas historias que nos demuestran la gran capacidad de amar de los animales. Así lo hace la conmovedora historia de Scout, una gata que sufrió la pérdida de su amigo canino Charlie. Debido a esto, la gatita cayó en depresión, pero poco a poco pudo seguir adelante, aunque siempre con Charlie en su corazón.

Charlie era un adorable perro de 10 años, y un buen día su dueño decidió adoptar a una pequeña gatita de 5 semanas. Esta gatita era Scout, la cual fue como una hija para Charlie. La gatita rápidamente se encariñó con Charlie, y él hizo lo mismo. Todo el tiempo jugaban juntos y hacían todo tipo de actividades en pareja.

Cuando comían, a Scout le gustaba olerle las orejas a su amigo canino. Además, a ambos les encantaba dormir juntos, y siempre se les veía acurrucados. Sin duda, era una hermosa amistad, pero lastimosamente, Charlie luchó fuertemente contra el cáncer y no logró ganar la batalla.

Scout, la gatita que sufrió la pérdida de su amigo canino, encontró una forma de reencontrarse con él

Al Scout sentir la ausencia de Charlie, empezó a perder el apetito, y ya no era la misma gatita juguetona de antes. Su dueño, quien también estaba triste por la partida de Charlie, estaba ahora muy preocupado por su gata. Fue entonces que se le ocurrió colocar algunos videos de Charlie en su Tablet para ver cómo reaccionaba ella.

Cuando Scout escuchó los ladridos de Charlie, inmediatamente se acercó a la Tablet, y al ver las imágenes y escuchar a su adorado amigo, enseguida se acostó a un lado del dispositivo. Scout podía sentir a su amigo cerca, y se sentía feliz de haberlo escuchado nuevamente. Poco a poco, la gatita comenzó a jugar a su manera, y ya podía divertirse.

Meses después, el dueño de Scout decidió adoptar a un cachorro, aunque no sabía cuál sería la reacción de su gatita. Al principio, Scout no quería acercarse al perrito, pero poco a poco fue tomando confianza. Si bien ambas mascotas difícilmente podrán crear un lazo como el que Scout formó con Charlie, pueden hacerse grandes amigos.

Claramente, la gatita quería mucho a su amigo, y su fallecimiento le partió el corazón. Gracias a los vídeos que su dueño había guardado de Charlie, pudo nuevamente recobrar su ánimo y comenzar a asimilar la partida de su amigo. Ahora, tiene la oportunidad de tener a otro amigo canino, aunque, claro, difícilmente será igual.