Su casa se quemó y su dueño desapareció, pero él nunca dejó de esperarlo entre las ruinas

Puede que hayas oído el dicho “el perro es el mejor amigo del hombre” una y otra vez, pero adivina qué: es verdad; especialmente para Ddol, un perro callejero en Corea que llamó la atención del equipo que está detrás del canal de televisión SBS.

Ddol y la vida de su propietario se reconstruyen con la ayuda del equipo de SBS y la comunidad.

Según los vecinos de la zona, Ddol pertenecía a un hombre que solía recoger las sobras de basura para reciclar, y el perro lo seguía a todas partes.

El desastre ocurrió cuando la abuela del dueño falleció y la casa en la que vivían se había quemado por un incendio accidental.

El dueño de Ddol sufrió quemaduras graves y fue internado en un hospital de Seúl para recibir tratamiento. Ddol se quedó solo, pero nunca abandonó el terreno donde se incendió la casa.

El perro sufrió lesiones en las patas traseras y también sufrió quemaduras en el cuerpo. Ladraba y corría tras cada coche que pasaba esperando que fuera su dueño.

Ddol también dormía en el mismo lugar todas las noches, y resultó que había estado durmiendo junto a los pantalones carbonizados de su dueño bajo los escombros quemados.

El equipo de SBS, conmovido por la lealtad del perro, fue a la comisaría a buscar al dueño de Ddol. Cuando lo encontraron en el hospital, su cuerpo estaba cubierto de vendas.

Le enseñaron un video de Ddol e inmediatamente se echó a llorar. Estaba triste al ver cómo Ddol había estado viviendo desde el día en que se fue.

Incapaz de llevar al perro herido al veterinario utilizando los métodos habituales, el equipo preparó una trampa para atraer a Ddol sin dañarlo.

Ddol cayó en la trampa. Sus heridas fueron tratadas pero el perro fiel no comió hasta ver las pertenencias de su dueño en la jaula y escuchar la grabación de voz de su dueño.

El hospital donde el dueño de Ddol había estado viviendo generosamente permitió que se estableciera una casa temporal para Ddol detrás del hospital, para que pudieran estar juntos.

Se produjo una reunión emotiva entre el perro y su dueño, y ambos lloraron de alegría.

Asimismo, al publicar su historia, el equipo de SBS logró recaudar fondos suficientes para construir otra casa para Ddol y su propietario en la misma zona.

La mejor parte es que Ddol incluso tiene una pequeña casa construida para él en el patio trasero. Esto es exactamente lo que una comunidad debe hacer. Deberían cuidarse y ayudarse mutuamente. Sin ella, Ddol no se habría reunido con su dueño y nunca habrían podido comenzar una nueva vida juntos.