Su dueño la abandonó, pero junto a ella dejó una nota con una súplica

Esta es una historia bastante conmovedora, en la que una persona tuvo que decidir despedirse de su pequeña amiga para que esta pudiera tener una vida mejor. Sky es una perrita dulce, cariñosa y muy amigable, así lo aseguraba su dueño, y en efecto, lo es. A pesar de esto, tuvo que decirle adiós, pues no podía hacerse cargo de ella.

El dueño de Sky, por circunstancias de la vida, terminó en las calles. No tenía un techo bajo el cual dormir, no tenía dinero y no podía mantenerse a sí mismo. Y por supuesto, tampoco a su mascota, Sky. A pesar de la dura situación, Sky permaneció al lado de su dueño, fiel y devota. Juntos enfrentaban las adversidades, y una de ellas era la falta de alimento.

Transcurrido un tiempo, el dueño de Sky notó la pérdida de peso de su mascota. Por ello, decidió hacer algo al respecto. Como no tenía los recursos necesarios, tuvo que tomar una difícil decisión. Pero era eso o ver cómo su pequeña amiga moría de hambre. Fue entones que escribió una nota, la colocó en el collar de Sky y la dejó cerca de un refugio.

La perrita abandonada por su dueño en realidad recibió un conmovedor gesto

Las personas del refugio se percataron de que una perrita abandonada por su dueño con un collar rojo estaba vagando cerca, y decidieron ayudarla. Al acercársele, se dieron cuenta inmediatamente de que en su collar había una nota. Al leerla, todos se conmovieron por el gesto de aquella persona. En la nota, el dueño de Sky pidió que por favor la cuidaran.

También señaló que la pequeña tenía seis años y que era amigable. Mencionó que no podía cuidarla, ya que se había quedado sin hogar, pero quería que cuidaran de su perrita. Aseguró que Sky no estaba enferma, que sólo estaba hambrienta. Por último, pidió que por favor, le encontraran un hogar a ella.

Tras leer la nota, las personas del refugio examinaron a Sky y determinaron que, efectivamente, a pesar de su grado de desnutrición, su salud en general era buena. Sky llegó al refugio pesando tan sólo 9 kilos, pero con el pasar del tiempo, pudo recuperar un peso saludable. Ya estando en las mejores condiciones, la perrita podría ser dada en adopción.

Por supuesto, la idea de que Sky se reúna con su dueño está presente. No obstante, es fundamental que este pueda cuidarla y que, claramente, desee hacerlo. Sin duda, el gesto del dueño de Sky fue bastante admirable.