Su perrita se perdió y ofrece todos sus bienes como recompensa a quien ayude a encontrarla

Si bien hay personas insensibles que son capaces de abandonar a sus mascotas, hay quienes lo darían todo por ellas. Tal es el caso de Eddie Collins, un hombre que vive en Estados Unidos, concretamente en Tucson, Arizona. Su perrita se perdió y él ofreció todos sus bienes materiales a la persona que logre dar con su paradero y se la dé de vuelta sana y salva.

La perrita de Eddie Collins es una pequeña chihuahua de tan solo dos años de edad llamada Jenny. Lamentablemente, hace dos meses, Collins visitó la estación de servicio Circle K en Tucson junto a su pequeña perrita y esta se perdió aquél día. Desde entonces, este hombre no ha dejado de buscar a su mascota.

Collins va a la perrera todos los días con la esperanza de encontrarla allí, y en un principio ofreció una recompensa monetaria a quien le trajera de vuelta a Jenny. Sin embargo, no ha logrado saber nada de la pequeña, y eso lo tiene muy preocupado. Debido al tiempo que ha pasado, Collins teme que la chihuahua esté en otro estado del país.

Hace dos meses su perrita se perdió y él ofreció todos sus bienes sin dudarlo

Después de ofrecer dinero como recompensa y no obtener noticias de su amada perrita, Collins decidió dar una recompensa aún mayor. Desesperado por hallar a su mascota, este hombre ofreció una casa de una habitación, un terreno, un tráiler y un taller a quien encontrara a Jenny y se la regresara.

Collins realizó la propuesta a través de un canal llamado New 4; el periodista que hizo el reportaje quedó asombrado con la recompensa. Sin dudarlo, Collins ofreció todos sus bienes, pues para él Jenny es parte de su familia, por lo tanto, es más importante que cualquier bien material.

Asimismo, Collins mencionó que todo ser vivo es importante, ya sea una pulga o una ardilla; y en efecto, así es. El acto de humildad y amor de este hombre es digno de admirar, y nos demuestra que realmente ama a Jenny y la quiere de vuelta sin importar si debe dejar todos sus bienes de lado para lograrlo.

Esperamos que alguien sepa del paradero de Jenny y la ayude a reencontrarse con su dueño, pues ambos deben estar pasándolo muy mal. Y ojalá quien la encuentre no despoje a este pobre hombre de sus bienes, ya que aunque los ha puesto como recompensa, no hay que aprovecharse de la desesperación de nadie.