Sus papás las pusieron a prueba para ver qué tanto querían al cachorrito que vieron en el refugio

Todos cuando éramos niños, en algún momento, les insistimos a nuestros padres que queríamos tener a un perro como mascota. Algunos tuvimos suerte, y otros no tanto. De cualquier modo, es innegable que todos los niños, en algún punto, les piden un perrito a sus padres. Este fue el caso de dos niñas que deseaban adoptar a un cachorrito especial.

Tras unas horas en un refugio, dos niñas junto a sus padres estaban buscando a un perrito que se uniera a su familia. Las dos hermanas conocieron a un cachorro muy lindo que, dicho por ellas mismas, era muy adorable y tierno. Sin embargo, su madre quería ponerlas a prueba para saber qué tanto deseaban adoptar al pequeño.

Después de dejar el refugio y montarse al automóvil sin adoptar a ese cachorro que ellas querían, su madre les dijo que había otros perritos. No obstante, las niñas le dijeron que no había otro igual a ese perrito, que él era especial, pues era tierno y tenía una adorable personalidad.

Deseaban adoptar a un cachorrito pero ¿Podrían hacerlo?

Ambas niñas se notaban bastante afectadas al pensar que no podrían adoptar a ese cachorro en concreto. Ellas sentían que ya había un lazo especial entre ese perrito y ellas. No querían saber sobre otros cachorritos, e incluso una de ellas dijo que recordaría ese día hasta el día de su muerte.

La madre de las pequeñas trataba de darle la vuelta al asunto de muchas formas, pero ellas se mantenían firmes con sus sentimientos. Incluso les mencionó que no estaban preparados para adoptar a un perro, pues no tenían nada para recibirlo en casa. Les dijo que podrían volver en otra ocasión para adoptarle, pero ellas le dijeron que no sabían si su perrito aún estaría allí.

Obviamente, la madre de las niñas sabía que el padre estaba haciendo todo lo correspondiente a la adopción del cachorrito, y que en cualquier momento llegaría. Y así fue, cuando las niñas vieron al pequeño en los brazos de papá, no podían ni hablar de la emoción. Sin embargo, la más pequeña dijo: ‘¡Lo sabía!’

Finalmente, pudieron adoptar al cachorrito que ellas querían, pues habían sentido una conexión especial con él. La reacción de las niñas es imperdible, y demuestra la pureza de sus corazones e inocencia. Además, el perrito las saluda entusiasmado también, así que, por lo visto, también esperaba reencontrarse con las pequeñas.