Tenía un microchip con el que localizaron a su dueña, pero ella lo rechazó

Hope For Paws fue alertado acerca de un perro asustado que permanecía escondido bajo unos arbustos. Cuando llegaron al lugar, una vecina señaló dónde estaba el perro escondido, por lo que Loreta Frankonyte rápidamente cerró la zona para que no escapara.

Eldad y Loreta utilizaron pequeños trozos de queso para atraerlo y hacer que saliera de allí. Pero estaba muy desconfiado y con miedo.

A medida que se fue acercando para obtener la comida, Loreta lo iba acariciando para que perdiera el miedo. Hasta que finalmente pudo cogerlo.

Camino a una clínica para que chequearan su salud, Eldad y Loreta le pusieron Fox como nombre.

Fox estaba deshidratado debido a la falta de acceso al agua durante todo el tiempo que estuvo viviendo en las calles.

Cuando lo revisaron, advirtieron que tenía un microchip, sin embargo, cuando llamaron a su dueña, ella dijo que no quería más a su perro, ya que era un regalo que ella nunca había deseado.

Pero a pesar de todos los malos momentos, Fox recuperó su alegría y está listo para que una familia lo adopte.