Un burrito que ama la música de violín

Cuando este burrito oyó a su dueña tocando el violín para él, inmediatamente se encendió de emoción. Se quejaba de alegría con cada melodía que vibraba en el instrumento.

El pequeño concierto se viralizó en las redes después de ver la alegre reacción del burro, quien parado frente a su dueña, escucha atentamente las notas musicales que salen dulcemente del violín.

La joven no sabía cómo lo tomaría su burro, al verla frente a él y con un instrumento apoyado en uno de sus hombros. Pero algo la hizo pensar que su burro disfrutaría de la música.

¡Este burro comenzó a rebuznar, tratando de cantar junto a la melódica interpretación ejecutada por su dueña!

El burro hace sonreír a la joven todos los días con sus payasadas. Así que teniendo esto en cuenta, y sabiendo por lo tanto que es un animal de muy buen humor, suponía que esto no fallaría.

En la mayoría de los casos, no obstante, los animales no reaccionan a las melodías que escuchamos o tocamos debido a que no entienden ni aprecian la música como lo hacen los seres humanos.

Los corazones y rangos vocales de los animales son totalmente distintos a los nuestros. Simplemente están conectados de forma diferente, haciendo que la música humana sea irreconocible e incomprensible para la mayoría de ellos.