Un desalmado rompió su espalda y sólo un milagro la salvaría

Nancy fue maltratada a tal punto de quedar muy mal de su cadera. Cuando la rescataron y llegó a la clínica veterinaria, el aspecto era conmovedor. Nancy, como llamaron a esta perra, había recibido una fuerte lesión en su parte trasera, lo que le imposibilitaba mantenerse en pie.

Cuando le hicieron estudios, el resultado fue preocupante. Nancy tenía rota su espinal dorsal y las chances de que siguiera con vida eran escasas. Sólo un milagro podía salvar a esta perra.

Después de varias tomografías y otros estudios, se decidió que debía ser operada para intentar devolverle la movilidad y salvarla de la muerte.

Nancy fue operada y después vino el turno de la rehabilitación. No fue nada fácil. La hicieron caminar, le masajearon la zona de sus patas traseras y hasta la colocaron en una piscina para que intentara nadar y mover sus patas.

No se llegó a recuperar del todo, pero pudo caminar a su manera y comenzó a vivir de manera normal. Y por sobre todo, el gran error y crueldad de una persona, pudo ser subsanado por otra con mejores sentimientos.