Un lobo marino y una pequeña niña se divierten, hasta que algo inesperado ocurre

¿Crees que los animales y los niños tienen un vínculo especial?

En estas imágenes, una niña llama la atención de un lobo marino dulce y juguetón en el Zoológico Nacional Smithsonian en Washington D. C.

La niña se encontraba corriendo en círculos mientras del otro lado de una ventana, un lobo marino estaba imitando sus movimientos, jugando una especie de juego en el que iban de una punta a la otra de la ventana del acuario.

Hasta que en cierto momento, la niña tropieza y cae. En ese instante, en lugar de nadar hasta encontrar un nuevo compañero de juego, el lobo marino detuvo su nado para corroborar si la pequeña se encontraba bien.

Este pequeño instante conmovió al mundo porque demuestra que en efecto el lobo marino había desarrollado un vínculo con la niña y se preocupaba por su bienestar.

Existen muchos detractores en el mundo por la existencia de los zoológicos, dando argumentos de mucho peso en favor de la protección animal, pero en algunos casos se hace necesaria la existencia de instituciones como estas que albergan animales en peligro y que por su propia existencia no pueden ser liberados a su hábitat natural hasta tanto no tengan las condiciones de salud o ambientales para su subsistencia en su ambiente natural.

¿Qué opinas tú de este conmovedor incidente? ¿Estás de acuerdo con los zoológicos?

Déjanos tus comentarios, comparte, o dale “Me gusta”.