Un loro que odia el brócoli y se lo hace saber a su dueña

Nuestras mascotas son tan especiales, que muchas veces les perdonamos cualquier cosa que hagan. Ya hemos visto cómo gatos se trepan a las cortinas de la habitación y perros que comen el rollo de papel higiénico.

En este caso, Eric, como se llama este lorito, le explica a su dueña de una manera muy vehemente que la comida que le ofrece no es la que más le agrada.

Con sus plumas blancas y una bella apariencia, el lorito permanece sobre la mesa, mientras su dueña le ofrece un recipiente con brócoli, algo que a Eric no le gusta.

Así lo deja evidenciado con su actitud, tomando con su pico el recipiente y llevándolo al borde de la mesa, donde lo suelta y cae al piso.

La dueña insiste con más recipientes de brócoli, pero este lorito le recrimina todas las veces que no es su comida favorita. Suponemos que finalmente este lorito con tanto carácter habrá obtenido su comida favorita.