Un pequeño gatito, que no sabe lo que es el miedo, se le efrenta a un gran rottweiler

Cualquiera de nosotros  no se atrevería a jugar o provocar a un perro rottweiler, y menos si somos un pequeño gatito indefenso y recién nacido.

Bueno, pero este gatito de pocos días, no piensa como nosotros. Y estando en una habitación con un gran perro rottweiler, el gatito se las ingenió para jugar y provocar a su compañero.

Larry, el perro, se encontraba castigado y atado por su mala conducta en el hogar. Y el gatito que hacía pocos días que vivía en la misma casa, no tuvo mejor idea que ir a visitarlo. Debemos tomar noción de la gran diferencia de tamaño entre los dos animales. El perro rottweiler parece gigante al lado del pequeño gatito.

Entre juegos y provocaciones, finalmente el gatito parece que desiste y termina arrinconado por el gigante perro rottweiler.

Sin embargo, como conclusión, podemos señalar que el perro en ningún momento lo atacó, y se divirtió un largo rato con el gatito.

¿Qué piensas de este pequeño pero valiente gatito? ¿Qué crees que sucedería si el rottweiler no estuviera atado?