Un pequeño potrillo desesperado por ver a su mamá en graves problemas

Muchos animales nos han demostrado lo inteligentes y sensibles que pueden llegar a ser. Tal es el caso de este pequeño potro, que tras ver a su madre sufriendo, no se apartó de ella en ningún momento y permaneció a su lado. El potro se negaba a abandonar a su madre aun cuando un grupo de rescatistas se acercó para intentar ayudarla.

La yegua tenía una pata trasera atrapada entre su crin, por lo cual, no podía ponerse de pie. El animal, sin duda alguna, estaba sufriendo mucho para poder liberarse. Sin embargo, todos los intentos de la yegua fueron totalmente inútiles. Su pata estaba completamente presa, pues sus crines estaban muy enredadas y tenían nudos.

Mientras tanto, la yegua contaba con la compañía de su pequeño potro, el cual esperaba de manera paciente a que su madre pudiera levantarse y caminar con normalidad. Al ver la escena, los rescatistas no se quedaron de brazos cruzados e inmediatamente se acercaron para ayudar. Cuando esto sucedió, el potro se alejó y mantuvo distancia.

El pequeño potro se negaba a abandonar a su madre y siempre estuvo junto a ella

Mientras los rescatistas trabajaban para liberar a la yegua, el potro trotaba en círculos cerca de ellos esperando a que se marcharan. Finalmente, después de cortar el enredo de su crin y liberar su pata, los rescatistas se alejaron, dejando a solas a la madre con su potro. Al ver esto, el pequeño se acercó para comprobar que su madre estuviera bien.

La yegua intentó ponerse de pie, aunque le costó un poco. Quizá su pata estaba un poco lastimada, pues es incierto cuánto tiempo estuvo atrapada entre su crin. Después de unos segundos, logró pararse en sus cuatro patas e iniciar su camino junto a su potro. El hecho de que su cría no la abandonara durante todo ese tiempo es, sin dudas, conmovedor.

Y aunque pueda ser increíble que la pata de esta yegua quedara atrapada en su crin, como se puede comprobar, es totalmente posible que esto pase. Lo más probable es que, mientras estaba acostada, la yegua puso su pata sobre la crin, quedando así enredada en esta. Por fortuna, ella pudo ser liberada para volver a caminar junto a su potro.

Gracias a personas bondadosas, amantes y protectoras de los animales, esta yegua y su potro, así como muchos otros animales, son rescatados y obtienen una nueva oportunidad para vivir como lo merecen.