Un perrito con un defecto de nacimiento que no le impide ser adorable

A veces, la madre naturaleza puede fallar en sus creaciones. Algunos perritos nacen con malformaciones que, a causa del impacto estético, ocasiona que las personas los abandonen y los dejen a su suerte. La historia de Cooper es similar, este perro tiene una columna corta, lo que ocasiona que su cuello sea corto y luzca muy distinto a otros perros.

Cooper fue abandonado por sus criadores debido a su defecto. Por suerte, fue rescatado y puesto a manos de la persona indicada. Cuando control animal encontró al perrito, inmediatamente se dieron cuenta de que tenía el síndrome de la espina corta. Al poco tiempo, Cooper llegaría a su hogar de acogida temporal, la casa de Elly Theis.

Allí se adaptaría muy bien y sería muy feliz. Sin embargo, un día mientras jugaba y saltaba, se fracturó el cuello. A pesar de eso, se recuperó rápidamente y volvió a casa como todo un campeón. Cooper es un can con mucha energía, y a pesar de su condición, nada ni nadie le puede detener. A él le encanta jugar, es cariñoso y muy especial.

Cooper, el perro tiene una columna corta que no le impedirá ser feliz

Después de seis meses en su hogar temporal, Elly decidió que era momento de poner en adopción a Cooper. Sin embargo, nadie aplicó para adoptarlo, lo que devastó a Elly. Pero eso significaba que Cooper continuaría en su hogar, así que decidió acogerlo por siempre e incluirlo en su familia, y así fue.

Cooper se adaptó muy bien con sus nuevos amigos, y no le temía a nada. Demostró ser un perro juguetón, valiente, decidido, enérgico y muy cariñoso. Elly señala que fue la mejor decisión que pudo tomar. Ella asegura que Cooper era lo que faltaba en su familia, y que sin duda, puede ser amigo de todo el mundo.

Este perrito es inspirador, y demuestra que ser diferente no tiene por qué ser malo. A pesar de tener su columna corta, él puede divertirse tal como lo hacen los otros perros. Además, tiene una gran energía y un espíritu fuerte. Su rostro transmite inocencia, ternura y muchas ganas de vivir, disfrutar y gozar al máximo de esta gran oportunidad.

Gracias a Elly, Cooper pudo encontrar su hogar perfecto junto a ella y su familia. Ahora tiene muchos amigos con los que puede jugar y una familia amorosa y atenta que siempre estará allí para él.