Un perro con depresión profunda durante un año, tras perder a su amiga en un devastador incendio

Al igual que las personas, los perritos también pueden caer en depresión tras un evento traumático. Así es este perro con una depresión profunda. Bubi perdió a su amiga durante un terrible incendio, y aún después de un año, sigue deprimido. El perro no come bien y se lo pasa todos los días en el suelo echado.

La dueña de Bubi, preocupada por lo que le pasaba a su mascota, decidió buscar ayuda profesional. Antes de eso, ella intentaba proporcionarle a su perro la comida que más le gustaba, pero este la rechazaba. Para la dueña de Bubi toda la situación era angustiante y muy frustrante, pues ella realmente quería ayudarlo.

La depresión de Bubi se originó tras el evento traumático en el que perdió a su amiga, Haetban. Bubi se encontraba en casa junto a Haetban, otras mascotas y un compañero de piso de su dueña. Haetban estaba en la habitación en la cual se originó el incendio, por lo cual no pudo escapar. Además, ella estaba embarazada y su panza era grande, por lo que solo le quedó ocultarse bajo una mesa con la esperanza de salvarse.

Este perro con una depresión profunda necesitaba que su dueña le enseñara a ser feliz nuevamente

Los demás perritos tampoco pudieron escapar. Solo el compañero de piso de la dueña de Bubi y él pudieron salvarse, pues estaban en la sala de estar. Después de que Bubi perdiera a su amiga Haetban y sus demás amigos, cambió por completo. Él no volvió a ser el mismo, su mirada cambió, ya no quería comer su plato favorito y solo deseaba estar echado en el suelo.

La dueña de Bubi debía hacer algo rápido, por lo cual buscó ayuda profesional. Los veterinarios le aseguraron que debía actuar feliz y hablarle a su mascota con alegría. El primer paso para su recuperación era brindarle un espacio seguro en el que se sintiera cómodo y a salvo. Lo siguiente era invitarlo a dar un paseo y así poco a poco ayudarlo a olvidar esos tristes recuerdos.

El estado de ánimo de su dueña también influía en Bubi, pues al verlo deprimido, ella siempre estaba triste también. La veterinaria aseguró que los perros son felices al ver que sus dueños también lo son, así que esto era una parte fundamental para la recuperación de Bubi. Si bien nunca podrá olvidar a su amiga, es importante que él continúe con su vida y pueda ser feliz.

Puedes ver el siguiente video con subitítulos en español dando play y luego en la opción "Mira este video en YouTube".