Un perro de asistencia ayudó a que una niña diera sus primeros pasos

Una niña de 4 años con parálisis cerebral en Michigan robó los corazones de innumerables personas cuando su familia publicó un video de ella dando sus primeros pasos con alegría.

Con sus padres, su hermano mayor y su perro mascota cerca, Maya Tisdale, radiante de oreja a oreja, se levanta de un banco azul en su casa de Traverse City y da unos pasos.

¡Estoy caminando!”, dice Maya muy alegre y entusiasmada.

Maya nació siendo un bebé prematuro. Desde ese momento estuvo luchando por su vida, y los médicos estaban preocupados de que ella pudiera ser una de las que no lo lograría. Fue el momento más aterrador y desgarrador de esta familia.

Sin embargo, nadie se rendía con esta chica.  Los médicos le dieron a la familia algunas opciones para ver si podía hacer que mejorara, una de ellas era darle una dosis alta de esteroides para ayudar a sus pulmones. Había riesgos, pero accedieron a este tratamiento.

En casa todo iba muy bien. Maya estaba prosperando, alcanzando la mayoría de sus hitos a tiempo o incluso antes de lo que se consideraba normal. Era brillante, sociable, buena para comer, etcétera. Sin embargo, había algo más. Sus padres advirtieron que su desarrollo motriz no estaba exactamente donde debería estar para su edad. Maya no podía caminar.

Es por eso que intentando varias soluciones, métodos y tratamientos, escucharon acerca de los perros de asistencia, los que sirven para acompañar y ayudar a las personas con discapacidades como Maya.

Es por eso que decidieron adoptar a un perro. Abby, un perro de raza Goldendoodle, ayudó a su hermana humana a dar sus primeros pasos a la edad de 4 años.

Por ahora, Maya está mostrando el camino tanto a su familia como a otros niños con problemas similares. Ella es luchadora, divertida, cariñosa e inteligente. Y le encanta jugar con Abby.

Abby es una parte fundamental en el desarrollo de Maya. Tal vez porque esta perra también sufrió algo parecido, sabe lo que tiene que hacer con Maya. Entiende perfectamente lo que la niña desea y la ayuda a cada instante.

Abby nació sin su pata derecha, por lo que desde el comienzo de su vida tuvo que esforzarse por caminar y adaptarse a esa discapacidad.

La relación entre ambos se hizo inseparable, lo que ayudó en gran medida a Maya para que tuviera fuerzas para aprender a caminar todos los días. No fue fácil, pero el video muestra que con toda la ayuda de Abby, Maya pudo comenzar a caminar por primera vez en su vida.

Maya va a cambiar el mundo cambiando las mentes de la gente sobre lo que significa vivir con una discapacidad.