Un perro indignado con su dueño por haberlo llevado al veterinario

Todos queremos que nuestros perros sean lo más felices que se pueda. Que estén bien alimentados, que jueguen y nos hagan reír con sus locuras. Pero para eso, también tienen que tener una buena salud, imprescindible para que estén llenos de energía y alegres.

Es por este motivo, que se recomienda llevar a los perros periódicamente al veterinario para hacerles chequeos y asegurarse de que todo esté en orden.

Eso es lo que hizo este joven, quien subió a este perro de raza Boxer al coche, para llevarlo al centro médico canino. Allí, se supone que este perro no tuvo un gran día, ya que de regreso al hogar, este bonito perro estuvo callado y totalmente indiferente a su dueño.

Una vez que el joven aparcó el coche frente a la casa, el perro se negó no solo a descender del mismo, sino también evitó mirar a su dueño, quien lo llamaba para que ingresara al hogar. Algo que por la cara de pocos amigos de este perrito, le llevó varios minutos a su dueño.