Un perro protector que no deja que nadie se acerque a su pequeña amiga

Una familia con un perro, una ardilla y un gato no puede aburrirse nunca. Las mascotas siempre están buscando algo divertido para hacer. Por eso no es extraño que la Internet esté llena de videos de animales en situaciones graciosas.

Algo así debe pasarle a esta familia siempre que tiene momentos graciosos para filmar y disfrutar. El perro de la casa es un gran amigo de la ardilla. Ellos están juntos varias horas por día. Por ejemplo, cuando el perro termina de almorzar, se acuesta y allí viene la ardilla, que se posa en su cabeza para jugar un rato.

Pero el gato del hogar también desea participar del momento divertido. Por eso, cada vez que el gato se acerca para tocar a la pequeña ardillita, el perro se enoja, ya que no quiere que nadie toque a la ardilla cuando está descansando sobre su cabeza.

Pero el gato, aun sabiendo cómo se enoja el perro cuando intenta sumarse al grupo, se queda allí al lado de ambos. El perro, muy celoso y con pocas ganas de compartir el momento, comienza a gruñir.

Sin embargo, lejos de asustarse, el gato permanece en el lugar, tal vez imaginando que podría sumarse a jugar con sus dos compañeros. Mira cómo termina esta escena.