Un perro que le cambió la vida a un niño con autismo

Este niño, llamado Tupper, nació con autismo, lo que le provoca, entre otras cosas, tener constantes pesadillas. Solía dormir sólo 20 a 45 minutos, y siempre había luchado contra sus problemas emocionales.

De esta manera, era muy común verlo dándose golpes en la cabeza, arrojándose al piso, pegándose contra las paredes. Todo esto porque no sabía cómo calmarse a sí mismo.

Pero su familia siguió averiguando cómo tratar de calmar un poco los síntomas de su enfermedad. Habían visto unos videos en internet sobre los perros que pueden ayudar a los niños.

Por lo tanto, decidieron adoptar a Lego, un perro muy cariñoso que llegó a la vida de Tupper cuando más lo necesitaba.

En este video, nos muestran lo importante que puede llegar a ser un perro en la vida de un niño con autismo.

Desde que Lego llegó al hogar, descansa su cabeza en la de Tupper para ayudarle a dormir por la noche, y por lo general, en menos de cinco minutos Tupper está dormido.

Lego sabe cuándo Tupper está estresado y trata de calmarlo y contenerlo. Todas las actitudes que tenía Tupper y que no podían ser controladas por sus padres, ahora son contenidas por Lego, que le dio a Tupper no solo su amistad, sino también compañía y mucha paz.