Una despedida de soltero termina en rescate de cachorros

¿Te imaginas organizar una reunión con tus amigos y que los planes originales cambien por completo? Seguramente ya te ha pasado, porque suele pasar que los planes no salen como lo imaginamos. Así les sucedió a un grupo de amigos que querían celebrar una despedida de soltero y terminó en una misión de rescate. Descubre a continuación cómo la despedida de soltero termina en rescate de cachorros.

Mitchel Craddock estaba a punto de casarse, por lo cual decidió reunirse con sus amigos para celebrar su despedida de soltero. El grupo de amigos acordó celebrar el evento en una cabaña en Tennesse y pasar tres días allí. El plan era beber cerveza, comer y charlar; así lo pasarían bien y se divertirían, no obstante, todo cambiaría de manera radical.

Cuando a Mitchel y a sus amigos les dio hambre, decidieron prepararse unas deliciosas y jugosas tocinetas. Sin embargo, para que la cabaña no se impregnara del olor de la tocineta, decidieron abrir puertas y ventanas para ventilarla. Fue entonces cuando una linda perrita fue atraída por el suculento aroma y llegó a la puerta de la cabaña, en donde pacientemente esperó a que alguno de los hombres le diera algo de comer.

La despedida de soltero termina en rescate de cachorros y un final feliz

Al ver a la perrita, el grupo de amigos no pudo evitar darle de comer, así que le dieron un plato de comida para ella sola y un tazón de agua para que saciara su sed. En un principio pensaron que aquella adorable perrita tenía un hogar, pero pronto descubrirían que no era así. La pequeña devoró todo lo que le sirvieron, y al finalizar, quiso llamar la atención de todos.

Los amigos decidieron averiguar por qué la perrita estaba tan inquieta; esta los llevó dentro del bosque, y de entre la maleza salieron 7 adorables cachorritos que saludaban a su madre con alegría. La perrita permitió que los hombres tomaran a los cachorros; de algún modo sabía que todo estaría bien.

Y así fue, los hombres en lugar de gastar en cerveza, decidieron comprarle alimento a los perritos, así como llevarlos al veterinario y ofrecerles todos los cuidados necesarios. Finalmente, entre todos adoptaron a los perritos y los bautizaron con sus propios nombres. La mamá perrita fue nombrada como Annie, mientras que sus cachorros fueron llamados Bear, Brimmy, Daisy, Finn, Gunner, Knox y Rose.