Una perra tan perfecta que nadie la quiere adoptar

La razón por la que esta perra todavía está en el refugio es probablemente que ella es demasiado normal para la mayoría de la gente.

No es demasiado grande, ni demasiado pequeña, ni demasiado peluda, ni demasiado blanca, ni demasiado negra, no tiene una historia triste, no tiene las orejas caídas al costado de la cabeza ni ojos azules.

Pero Daya es una perra perfecta. Ella no tiene absolutamente ningún problema de comportamiento, es amigable con la gente, con los perros, responde al entrenamiento, duerme cuando está cansada y disfruta de una caminata o un baño cuando está preparada para ello.

¿Qué más se le puede pedir a una perra? De todos modos, a pesar de ser tan prolija y buena, tiene un aspecto común y no sobresale del resto tanto como otros perros.

Daya puede hacerlo todo, principalmente porque es una perra estable, sana y segura.

Ella es perfecta, está lista para ser adoptada y está ocupando espacio en el refugio que podría ser utilizado para un perro que lo necesite más que ella.

Daya ya no necesita nada del refugio, solo necesita salir, disfrutar de la vida y de una nueva familia.