Una perrita que exige los abrazos y caricias de su dueña distraída con su teléfono

Es verdad que con la cantidad de smartphones y la tecnología que hay en el mundo, ahora es posible sacarse selfies con las mascotas y subirlas inmediatamente a las redes sociales.

Pero así como una selfie puede unir a un perro con su dueño, también los puede separar y crear una distancia, algo que los perros no están dispuestos a aceptar.

Esta perra vive en Tailandia con su dueña, quien no parece estar teniendo uno de sus mejores días, ya que está muy atenta a su smartphone, como si estuviera esperando el mensaje de algún chico.

A su lado, Judy, la perra, la mira y solo quiere un poco de cariño y abrazos, por lo que se acerca a su dueña, quien la rechaza.

Una vez más, Judy mira a su dueña y se acerca a ella, pero la ignora y sigue concentrada en su smartphone. Sin embargo, Judy es insistente y tiene muy claro lo que quiere: que su dueña la abrace.

Así, después de intentar un rato, finalmente la joven deja a un lado su móvil y por fin abraza a su amada mascota, que recibe esa muestra de cariño con mucho agrado.