Una segunda oportunidad para la perra abandonada más amistosa y tierna

La heroicidad de la gente de Howl of A Dog para rescatar a una perra encontrada al lado de una carretera, y al que llamaron Maya, no tiene límites. Esto ocurrió en un día caluroso durante el verano estadounidense.

Maya tenía muy limitados los movimientos, por lo que se encontraba echada en el piso, con un cuerpo en estado de debilidad y muy deshidratada. Ella estaba en los ansiosos últimos minutos de la cuenta atrás de su vida. Sin embargo, el segundo salvador llegó para ella justo a tiempo, celebrando con gran énfasis. Estaba claro que Maya quería vivir, y que tenía un corazón de oro.

Como todo perro callejero, todos los días eran una lucha por la supervivencia, pero gracias a Howl of A Dog, ahora ella descubriría un mundo nuevo, donde el hambre quedaría en el pasado. Maya quedó tan sorprendida cuando le regalaron juguetes por primera vez, que no supo cómo debía jugar con ellos.

Desde su rescate, Maya ha comenzado a experimentar lo que es jugar, correr, y socializar con otros animales. Ella está mucho más confiada y alegre cada día, y todo gracias al gran trabajo de estos increíbles rescatistas.