Una tigresa sufre convulsiones durante un acto de circo y provoca la indignación mundial

La gran felina de seis años de edad, llamada Zena, se desplomó y provocó una enorme preocupación por su seguridad y la de los espectadores en un circo en Rusia.

Con una gran multitud en el circo ruso de Magnitogorsk, los domadores llevaban a cabo su espectáculo con tigres, cuando de repente uno de ellos quedó paralizado como si estuviera viviendo una convulsión.

En ese gran momento de confusión, el domador le arrojó agua a la tigresa, a la que se veía débil e inmóvil. Para protegerla de los otros tigres, el domador la tomó desde su cola para arrastrarla a un lugar seguro.

Los tigres de Amur o de Siberia son los felinos más grandes del mundo, nativos del extremo oriental de Rusia.

Después de unos minutos, la pobre tigresa reaccionó, y los espectadores aplaudieron.

La famosa compañía rusa que viaja por la ex URSS negó haber usado una pistola paralizante en la tigresa, insistiendo en que el animal se había derrumbado repentinamente en convulsiones por razones desconocidas, y al hacerlo desencadenó una emergencia.

El video muestra cómo la tigresa fue recuperándose poco a poco después de lo que pudo haber sido un ataque epiléptico.

Más allá de su recuperación, no se puede hacer otra cosa más que repudiar este tipo de espectáculos, en los que los animales sufren, se estresan y muchas veces pueden llegar a morir.