Valiente perro policía se vuelve un cachorrito asustado al ver las inyecciones

En muchos países, los perritos tienen un papel importante dentro de los cuerpos de policía. Tal es el caso de Fifone, este perro policía le tiene miedo a las inyecciones a pesar de que cada día debe enfrentarse a situaciones peligrosas. Fifone es un adorable pastor alemán que, dentro de su trabajo como perro policía, demuestra ser muy valiente, pero como todos, tiene un punto débil.

Fifone pertenece al departamento K9 de la Guardia di Finanza Servizio Cinofili. En su departamento hay otros perritos que cuentan con útiles habilidades para mantener el orden y la ley en Italia. Tanto Fifone como sus compañeros, son capaces de detectar drogas, contrabando, divisas y mucho más.

Asimismo, el departamento K9 de la Guardia di Finanza Servizio Cinofili cuenta con una unidad de perros de élite de rescate en la montaña. Esto nos demuestra que, sin duda, los canes pertenecientes a esta unidad deben tener nervios de acero y ser sumamente valientes. Aun así, el adorable Fifone no puede evitar tenerle miedo a las inyecciones.

El perro policía le tiene miedo a las inyecciones, pues es su punto débil

Un buen día, el entrenador de Fifone lo llevó al veterinario para un control de rutina. Todo iba bien hasta que el perrito vio que el veterinario tenía una inyección en sus manos. Cuando el doctor se acercaba con la inyección, Fifone de inmediato se refugiaba entre los brazos de su entrenador, pues realmente estaba asustado, por lo  que ocultaba su cabecita.

Al alejarse el veterinario, el perrito volvía a levantar la mirada, y en cuando el veterinario regresaba con la inyección, Fifone nuevamente buscaba refugio en los brazos de su entrenador. La situación era realmente divertida y conmovedora, pues este perrito debe enfrentarse diariamente a situaciones verdaderamente peligrosas, y aun así, le teme a las inyecciones.

Después de todo, no hay que culparle, pues todos de niños le temíamos a las agujas, e incluso muchos de adultos aún no soportamos la idea de tener que recibir una inyección. Al final de la consulta en el veterinario, Fifone estaba muy contento de que todo hubiese ido bien, pero sin dudas, seguirá temiéndole a las agujas.

La reacción de este pastor alemán fue captada en video. El pequeño perrito nos recuerda a un niño que se refugia en los brazos de sus padres, y es que para Fifone, en ese momento, su entrenador era lo único que lo calmaba y hacía sentir seguro. Si deseas ver la reacción de Fifone, no te pierdas el siguiente video.