Ya no querían a su perro, así que lo dejaron amarrado afuera de la casa para que se congelara en la nieve

Algunas personas realmente pareciera que no tuvieran corazón. Tal es el caso de esta familia, la cual no quería más a su perro y tomaron una terrible decisión. El perro se estaba congelando, pues se encontraba atado fuera de la casa, mientras se desataba una tormenta de nieve. Por fortuna, un vecino vio al pobre animal y actuó de inmediato para ayudarlo.

Cuando llegó el equipo de rescate, desataron al perrito rápidamente y se percataron de que llevaba un buen rato allí, por lo cual se estaba congelando. Esto sucedió en Detroit, y la ley señala que un perro no debe pasar más de 3 horas atado, mucho menos bajo esas condiciones. Pero la familia solo quería deshacerse de su mascota, por lo cual no les importó nada.

El pobre perrito tenía sus patas hinchadas y deterioradas. Los rescatistas le brindaron calor y cobijo para que se sintiera a gusto. Al llegar al veterinario, el perrito comenzó a mejorar rápidamente. Finalmente, este consiguió un hogar temporal junto a otros tres canes que también fueron rescatados.

Este perro se estaba congelando, pero pronto estaría en un hogar muy cálido

Gracias al vecino que llamó al grupo de rescate, el perrito pudo ser rescatado. Ahora tiene una nueva oportunidad de vivir junto a personas de buen corazón. Además, está junto a otros canes con los que podrá jugar y divertirse mucho. Sin duda, encontró un hogar cálido en el que recibirá mucho amor y podrá ser feliz.

Su antigua familia pensó que como ya no querían al perro, podían dejarlo a su suerte bajo la tormenta de nieve. Lo lamentable es que tenían a otro perrito, al que sí deseaban cuidar y mantuvieron en el interior de la casa para que no se congelara. Es decir, ellos esperaban que el perrito que dejaron en el exterior dejara de existir.

Esto demuestra lo cruel que son y la ausencia de humanidad que hay en sus seres. Un perrito es un ser vivo que puede amar tanto o más intensamente que nosotros. Ellos no son como un objeto del cual podemos deshacernos porque ya no lo queremos. Cuando adoptamos a un perro, se convierte en parte de la familia, y por supuesto, la familia no se desecha.

Por fortuna, este adorable perrito recibió la ayuda que necesitaba en el momento más preciso. Ahora podrá ser feliz junto a su nueva, amorosa y cálida familia.