Ayla, una linda zorrita rescatada que logra hacer amigos a donde quiera que vaya

Lamentablemente, aunque hay varias organizaciones que luchan en defensa de los derechos animales y en la actualidad se rechazan mucho las prendas elaboradas con pieles reales, aún hay granjas de pieles que continúan funcionando y personas que usan este tipo de prendas. Una linda zorrita amigable fue rescatada de una de estas granjas, y ahora es muy feliz.

Cuando apenas tenía 4 semanas de edad, esta zorrita se encontraba cautiva en una granja de pieles. Por fortuna, fue rescatada antes de sufrir un terrible destino y ahora forma parte de una bella familia. Si bien los zorros no son animales domésticos ni mascotas comunes, al haber nacido en cautividad, esta pequeña no puede ser integrada a la vida salvaje.

Por este motivo, su rescatista la adoptó y la llamó Ayla, quien ahora es la mejor amiga de Loke, un adorable perrito que la acompaña en sus aventuras. Cada día, Ayla es llevada a un lugar diferente para que pueda divertirse, correr libre y conocer nuevos amigos. Esta zorrita es muy amigable, siendo capaz de encontrar un amigo en cualquier especie animal. 

Esta zorrita amigable no podría ser más feliz

Ayla interactúa sin problemas con otros perros, y también se lleva muy bien con las vacas. Le encanta jugar con la pelota, con sus amigos caninos, así como correr y saltar. Es llevada a la montaña para que pueda ser un zorro en todo su esplendor, pero también visita la playa y muchos otros lugares que le puedan resultar interesantes.

Esta zorrita es tratada como cualquier otra mascota, e incluso tiene su propio arnés para cuando van a salir a pasear. Aun así, hay que recordar que sigue siendo un animal salvaje, y por ello es que los paseos a la montaña son tan importantes para ella. Como ya se mencionó antes, Ayla vive como un animal doméstico porque no puede ser integrada a la vida salvaje.

Al nacer en cautiverio, esto representa una gran dificultad para poder integrarse en su hábitat natural y ser un zorro salvaje. De cualquier modo, Ayla es muy feliz con su actual vida, y está muy contenta tal y como está. Tiene muchos amigos, recibe delicioso alimento y cada día puede vivir aventuras emocionantes, ya sea en la playa o en la montaña.

Todo esto no habría sido posible si su dueña no la hubiera rescatado, pero fortuna, fue así. Ahora Ayla tiene una linda familia y es una zorrita bastante feliz.