Cachorro fue atado a un poste y abandonado con heridas internas

Por muy lamentable que sea, aún hay personas sin corazón que abandonan a sus mascotas en la calle de la forma más cruel. A continuación te presentaremos la historia de Tater Tot, un cachorro que fue atado a un poste y abandonado allí. Por fortuna, este pequeño se topó con las personas indicadas, quienes le ayudarían a tener una vida mejor.

Tater Tot era un pitbull cachorro, que lamentablemente fue atado a un poste y abandonado. Afortunadamente, al poco tiempo, fue hallado por personas de enorme corazón, que hicieron todo lo posible por ayudarle. Al ser encontrado, se le hicieron diversos estudios médicos, los cuales revelaron un grave daño interno en Tater.

El pequeño pitbull estaba realmente enfermo, y necesitaba urgentemente una cirugía. Su caso fue difundido en las redes sociales, y rápidamente llegaron donaciones dedicadas a la ayuda de Tater. Tras la cirugía del cachorro, dos semanas después fue acogido por una mujer en su casa. El pequeño se adaptó muy bien, dormía mucho, tomaba baños refrescantes y se divertía.

Este cachorro que fue atado a un poste y abandonado por fin tendría la vida que merecía

Aunque todo parecía marchar bien, lamentablemente, después de un mes, Tater volvió a enfermar. El pequeño estaba sufriendo de vómitos constantes y nada podía pasar a través de su colon. Debido a esto, fue llevado a urgencias, pues requería de una nueva cirugía. Nuevamente, las personas en las redes sociales ayudaron para que Tater mejorara.

Gracias a las donaciones de todas aquellas personas, al esfuerzo de los veterinarios y a la valentía y fuerza de Tater, él está ahora mucho mejor. Después de cinco meses, este admirable pitbull conoció al fin a su nueva familia, un hombre que quiso adoptarle para darle todo el amor que merecía.

Y así fue, su dueño le brindó todas las comodidades que pudo, le llevó a vivir grandes aventuras, conocer nuevos amigos y a tener horas de diversión. Ahora Tater Tot es muy feliz en su nuevo hogar, y al fin tiene lo que debió tener en un principio, una familia amorosa que lo cuidara y velara por su bienestar.

Tater estará eternamente agradecido con todas aquellas personas que le ayudaron a hacer realidad todo esto. A sus rescatistas, a las personas que donaron para ayudarle con sus cirugías y todos aquellos que se preocuparon por él, a todos ellos ¡muchas gracias por hacer posible que este hermoso pitbull tuviera una vida mejor!