Cómo el amor y paciencia de un hombre salvó a una perrita con miedo a los humanos

Lena era una perra callejera hambrienta que estaba cerca de la muerte y no dejaba que nadie se le acercara ni la tocara. Por lo tanto, ninguna persona la podía ayudar.

En el momento en que más lo precisaba, alguien se dio cuenta de su condición e inmediatamente pidió ayuda para Lena.

Cuando el rescatista de Takis Shelter se acercó a la perra, que estaba entre dos cubos de basura, pudo notar su estado demacrado. Sus huesos sobresalían y necesitaba un cuidado tierno y cariñoso, ¡y pronto!

Pero Lena gruñía cuando se acercaban a ella. Estaba aterrorizada y probablemente nunca había experimentado el amor de un ser humano en toda su vida.

Deseando darle una segunda oportunidad en la vida, el rescatista siguió su trabajo con paciencia y persistencia. Una vez que pudo enlazarle una correa alrededor del cuello, la llevó a un refugio para comenzar su rehabilitación.

Pasando muchas horas con Lena, poco a poco progresó y, eventualmente, fue ganando su amor. Así pudo ganarse su confianza.

Después dormir en una cama caliente, obtener buena comida y mucho amor, Lena milagrosamente comenzó a transformarse emocional y físicamente.

Lena ahora pasa sus días corriendo mientras juega con otros caninos amantes de la diversión. Con su miedo a los humanos como recuerdo lejano, ahora pasa cada día dando dulces besos, y recibiendo amorosa atención de todo tipo de personas.